Vita Europe Peritos mundiales en la salud de las abejas melíficas
Menu

Varroasis Acárida

A nivel mundial, el ácaro de la varroasis, Varroa destructor, supone la amenaza más grave a la abeja melífera occidental. El ácaro Varroa es un parásito que se alimenta de la abeja y actúa como un vector de virus. Si se deja sin tratar, las colonias morirán en tan solo unos cuantos años. Se cree que Varroa es la causa principal de las pérdidas de abejas sin explicación, Síndrome de Colapso de Colonias (Colony Collapse Disorder), en todo el mundo.

Identificación de las infestaciones de Varroa
Cómo se propaga la Varroa
Tratamientos contra la Varroasis

Identificación de las infestaciones de Varroa

La presencia de varroa es fácilmente pasada por alto por los apicultores debido a que su color marrón rojizo y pequeño tamaño (1,5 mm por 1 mm) la hace casi imperceptible en la abeja adulta. Con su forma ovalada, es capaz de ocultarse en diferentes lugares sobre la abeja adulta, adonde a ésta se le hace difícil asearse.

Es posible que las colmenas infestadas den la apariencia de estar bien establecidas, e incluso producir altos rendimientos de miel. Sin embargo, no quiere decir que no pudieran morir en cuestión de semanas, aún cuando estas colonias de abejas considerablemente infestadas puedan producir una buena cosecha de miel.

Lista de vigilancia en caso de Varroa:

  • Examine los escombros en la parte inferior de la colmena en busca de ácaros, son de ayuda los pisos con cribado especialmente diseñados para varroa.
  • En caso de infestaciones fuertes, los ácaros pueden verse sobre las abejas adultas, en los panales de cera y en las celdas.
  • Debido a que la varroa se ve más atraída hacia la cría de zánganos que de las obreras, podría ser de mayor utilidad, a modo de herramienta de diagnóstico de la infestación de varroa, desopercular y examinar las muestras de cría de zánganos.
  • Un descenso súbito de los números de abejas adultas podría ser indicativo de la presencia de varroa.
  • La presencia de abejas con alas torcidas o arrugadas, pequeños abdómenes u otras malformaciones podría deberse a infecciones virales e infestaciones por varroa.
  • Tanto una mala salud general de la colonia como un patrón de cría irregular podría atribuirse a la varroasis y al ataque por otros organismos causativos de enfermedades (virus, bacterias, hongos), algunas veces denominado Síndrome de Acariasis Parasítica (Parasitic Mite Syndrome) o PMS.
  • El tratamiento diagnóstico de la colonia de abejas melíferas deberá realizarse con métodos y acaricidas aprobados.

Cómo se propaga la Varroa

Los origines de Varroa

El huésped original del ácaro varroa era la abeja asiática, Apis cerana, pero puede tolerar acariasis por varroa debido a que la tasa de reproducción del ácaro no es alta (solo puede reproducirse en cría de zánganos) y debido a que las abejas Apis cerana adultas los eliminan mediante sus comportamientos de aseo y limpieza.

Sin embargo, en la abeja melífera europea, Apis mellifera, el ácaro varroa puede infectar a las crías tanto de zángano como de obreras y la Apis mellifera muestra poco comportamiento higiénico o de aseo para deshacerse de los ácaros.

Probablemente, en algún momento a principios de la década de 1900, la varroa cambió de huésped a A. mellifera y, desde entonces, se ha extendido rápidamente a casi todas las áreas apícolas del mundo.

La propagación de varroa dentro y entre colonias

Poco antes de que las celdas de crianza han de ser operculadas, los ácaros varroa se desprenden de las abejas adultas, entrando entonces en las celdas, donde se ocultan en los alimentos provistos por las abejas nodrizas para la cría. Una vez que las celdas han sido operculadas las larvas jóvenes ingieren los alimentos provistos, liberándose el ácaro o los ácaros.

Los ácaros varroa entonces horadan la cutícula de las larvas de abeja y se alimentan de su hemolinfa. Solo después del primer alimento de sangre podrá el ácaro hembra hacer la puesta de huevos, los cuales rápidamente se incuban para infestar la celda con los ácaros.

Una sola celda de cría puede contener tantos hasta diez ácaros de diferentes generaciones. Estos parásitos hematófagos debilitan la cría de abejas, deteriorando el desarrollo normal.. Cuando la infestación con varroa es grave, las abejas obreras y los zánganos emergen con abdómenes reducidos, alas deformes y otras malformaciones. Las abejas jóvenes así infectadas tienen una expectativa de vida breve y, por lo general, son rechazadas inmediatamente por la colonia.

El Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) dispone de un excelente vídeo de 10 minutos de los ciclos de vida de la abeja melífera y del ácaro varroa. Véase aquí:

Transferencia de varroa entre colonias de abejas

Adheridos a las abejas pecoreadoras: los ácaros varroa se adhieren a sí mismas al abdomen o tórax de las abejas adultas. Los espolones en sus patas también se ensortijan con los pelos en la superficie corporal de la abeja. Los ácaros varroa pueden cubrir una amplia distribución geográfica fijándose a sí mismas por debajo o entre las escleritas de la abeja al ser portadas en vuelo.

Transportado por abejas pilladoras: una abeja pilladora que haya sido infestada con ácaros varroa puede transferirlos a colmenas previamente no infestadas durante el pillaje. Asimismo la abeja pilladora puede convertirse en un huésped desprevenido al pillar los depósitos de la colmena infectada.

Abejas a la deriva: los ácaros varroa también pueden transmitirse durante el período de enjambrazón o por abejas a la deriva. Los zánganos, en especial, pueden acarrear ácaros de una colmena a otra, algunas veces a largas distancias.

La diseminación de la varroasis acárida puede verse acelerada por:

  • la apicultura migratoria
  • la transferencia de abejas entre colonias
  • una estructura social de colonias que ya se haya visto debilitada por varroa, debido a que las colmenas se vuelven más vulnerables a las abejas pilladoras, las cuales recogen y entonces dispersan los ácaros a sus propias y otras colonias.

El aumento de la resistencia en varroa

En los últimos años, algunas poblaciones de ácaros varroa se han vuelto resistentes a los tratamientos con piretroides como Apistan, pero no Apiguard.

El desarrollo de resistencia es un fenómeno biológico casi inevitable, pero su avance ha sido acelerado por prácticas apícolas inadecuadas.

La utilización de un Manejo Integrado de Plagas y un estricto apego a las instrucciones de los tratamientos aprobados, reducirán al mínimo los riesgos asociados con el fomento del desarrollo de la resistencia en varroa.

Tratamientos contra la Varroasis

Los productos acaricidas de Vita para varroa son Apistan y Apiguard. A pesar de la existencia de varroa resistente a los piretroides, Apistan sigue siendo eficaz en muchas áreas. Una prueba sencilla mostrará si hay varroa resistente a los piretroides en las colonias de abejas. Si una cantidad significativa de ácaros disminuye durante un tratamiento de 24 horas de la colmena con Apistan, la resistencia, si está presente será de bajo nivel, permitiendo así un buen control con Apistan durante un período de tratamiento de 6 semanas. Se desconocen casos de varroasis acárida que sean resistentes a Apiguard.

Los productos Vita Feed Green y Vita Feed Gold pueden ayudar a mantener las colonias en un buen estado de sanidad avícola, aumentando así la probabilidad de que resistan las infestaciones de varroa.

La investigación y desarrollo de Vita continúa en busca de nuevos tratamientos para el control de la varroasis acárida.

Actualmente Vita está centrado en dos nuevos acaricidas, uno de los cuales es un producto casi natural.

El estrés y el daño físico causados ​​por varroasis puede ser devastador, pero las infecciones virales y bacterianas asociadas son a menudo la verdadera causa de la desaparición de la colonia. La varroasis actúa como un vector de virus, mientras que el estrés, causado por ejemplo, por condiciones climáticas inadecuadas para el forrajeo, la falta de alimentos, agua y espacio, aumentan la vulnerabilidad de las abejas a los virus y las infecciones bacterianas.

Aunque actualmente no existen tratamientos conocidos para los trastornos virales en las abejas, es posible limitar los efectos de estas enfermedades mediante el control de las poblaciones de ácaros y de los factores de estrés contribuyentes.

Existen varias estrategias clave para el control efectivo de la varroasis:

1. Vigilancia del nivel de infestación de la colonia.

Esto indicará si la población acárida se está acumulando a niveles que podrían dañar a la colonia. También indicará si el método actual de control está, o no, resultando efectivo.

2. Utilice una combinación de métodos.

El control más eficaz contra la varroasis puede lograrse mediante el uso de una combinación de métodos tanto biomecánicos como químicos. Estos funcionan de maneras diferentes y pueden practicarse en diferentes épocas del año.

3. Utilice varroacidas aprobados tales como Apistan o Apiguard.

Estos son de probada eficacia y son seguros para la abeja y el usuario. También es importante seguir las instrucciones del fabricante. El uso incorrecto puede resultar en la presencia de residuos en los productos de la colmena y puede promover el desarrollo de resistencia en ácaros.

4. Utilice con gran precaución los tratamientos con aceites esenciales o ácidos orgánicos.

Si es legal hacerlo así, úselos en rotación con productos acaricidas registrados dentro de una estrategia coordinada de Manejo Integrado de Plagas.

5. Utilice métodos biomecánicos.

La práctica de cazazánganos y de restricción del movimiento de la reina pueden ser medidas secundarias útiles para el diagnóstico y el control.

6. Utilice un enfoque coordinado.

El desarrollo de un programa de tratamiento con otros apicultores de la zona ayudará a reducir la probabilidad de reinfestaciones.

Member Login